Este breve repaso de la historia de esta ciudad es presentado por los abogados de lesiones personales en Allentown de Tus Abogados Locales.

Hoy en día, Allentown es una de las ciudades más grandes de todo el estado de Pensilvania. Adicionalmente, es una de las ciudades con el más rápido crecimiento, capas por culpa de sus famosos restaurantes. A continuación, revisamos algunos de los momentos más importantes de su historia.

Los Comienzos de Allentown

Allentown fue nombrado originalmente Northamptontown por su fundador, el Presidente del Tribunal Supremo de Pensilvania Colonial, William Allen. Allen, también ex alcalde de Filadelfia y exitoso hombre de negocios, elaboró planes para la aldea rural en 1762.

A pesar de su nombre formal, desde el principio, casi todo el mundo la llamaba «la ciudad de Allen». Allen esperaba que Northamptontown se convirtiera en un centro comercial debido a su ubicación a lo largo del río Lehigh. Sin embargo, el bajo nivel del agua durante la mayor parte del año hizo que el comercio fluvial fuera poco práctico. A principios de la década de 1770, William Allen aparentemente le dio la propiedad a su hijo, James, quien construyó una casa de campo llamada Trout Hall después de la casa de caza y pesca de su padre. Incluso en la época de la Revolución Americana, Allentown seguía siendo poco más que un pequeño pueblo de Pennsylvania holandés, más propiamente alemán, agricultores y comerciantes, pero continuó su desarrollo como centro de comercialización para los agricultores locales desde los años posteriores a la revolución hasta la década de 1820. El Censo de los Estados Unidos de 1810 lo colocó en el corazón de las regiones productoras de granos más grandes del país.

 Abogados de Lesiones Personales cerca de mi

En 1838, la ciudad adoptó oficialmente el nombre de Allentown, que no fue el único cambio que le esperaba a esta ciudad en el Lehigh. En las décadas de 1830 y 1840, la revolución industrial de Estados Unidos, que nació en el Valle de Lehigh, estaba entrando en su etapa de despegue, y la llegada del Canal de Lehigh y más tarde del ferrocarril, abrió Allentown de una manera que habría estado más allá de los sueños más salvajes de William Allen.

Las décadas de 1850 y 1860 vieron el surgimiento de una fuerte industria siderúrgica local. La creciente red ferroviaria de la nación absorbió todo el hierro que Allentown podía producir. En la era posterior a la Guerra Civil, una gran afluencia de trabajadores alemanes e irlandeses había creado un mini-Pittsburgh a lo largo de las orillas del Lehigh. Pero toda esta prosperidad se vino abajo con el colapso del auge del ferrocarril en el Pánico de 1873. Los grandes y pequeños hornos de hierro cerraron uno por uno y enviaron a la industria a un giro de cola del que nunca se recuperó.

En los albores del siglo XX, la comunidad se había recuperado completamente de los desastres económicos del siglo XIX. Las fábricas de seda habían tomado el relevo del moribundo comercio del hierro, pero no eran las únicas. La diversa economía de Allentown producía de todo, desde muebles de salón hasta cerveza y cigarros.

Desde la Segunda Guerra Mundial y, en particular, desde los años 60, Allentown ha experimentado una nueva transición. Ante el declive de la industria manufacturera y el auge de la economía de servicios, la ciudad se enfrenta de nuevo al cambio. Impulsado por la aprobación estatal de la legislación de la Zona de Mejoramiento del Vecindario, Allentown está viendo más de $1 billón en desarrollo nuevo y planeado por el PPL Center, un estadio de 10,000 asientos en las calles Seventh & Hamilton. La infraestructura de la ciudad ofrece tecnología de punta, incluyendo un bucle de fibra óptica y servicio eléctrico ininterrumpido, que juega un papel importante en la atracción de negocios al centro de la ciudad.

Nuestro Equipo Local

Si usted sufrió un accidente que le dejó lesionado, puede contar con los abogados de lesiones personales en Allentown de Tus Abogados Locales.