Este artículo repasando brevemente la historia de la reconocida ciudad de Reading en Pensilvania es traída por los abogados de lesiones personales de Tus Abogados Locales.

Reading es una ciudad que forma parte del condado de Berks County en Pennsylvania. Cuenta con una población de más de 87,000 habitantes que la hace la quinta ciudad más grande de todo el estado, y también una de las mas visitadas por sus diversas atracciones.

La ciudad, que se encuentra carca de la ciudad mas grande del estado como también de su capital Harrisburg, está estratégicamente situada a lo largo de una importante ruta de transporte desde el centro hasta el este de Pensilvania. Esto le dio su nombre al ahora difunto Ferrocarril de la Reading, el cual transportaba carbón antracitacita desde la Región del Carbón dhasta el este de los Estados Unidos. Interesantemente, el Ferrocarril de Reading es una de las cuatro propiedades ferroviarias de la clásica versión estadounidense del juego de mesa Monopolio.

Abogados de Lesiones Personales cerca de mi

La Historia de Reading, PA

Los Lenni Lenape, también conocidos como «indios de Delaware», fueron los habitantes originales del área. Luego, la colonia de Pensilvania fue una merced de tierra del Rey Carlos segundo de Inglaterra a William Penn, y por ende lleva su nombre marcado. En 1743, Richard y Thomas Penn, dos de los hijos del fundador, trazaron un mapa de la ciudad. Tomando su nombre de Reading, en Inglaterra, la ciudad fue establecida en 1748.

Con la creación del Condado de Berks en 1752, Reading se convirtió en la sede del condado. La región fue colonizada por emigrantes del sur y oeste de Alemania, que compraron tierras de los Penns. El dialecto alemán de Pennsylvania fue hablado en el área hasta bien entrados los años 50 y más tarde.

Los tiempos de revolución

En el momento de la Revolución Americana, la industria siderúrgica de la zona tenía una producción muy avanzxada. Esa salida ayudó a abastecer a las tropas de George Washington con cañones, rifles y municiones en la Guerra. Durante los primeros años del conflicto, Reading volvió a ser un depósito de suministros militares. Los prisioneros hessianos de la batalla de Trenton también fueron detenidos aquí.

El Ferrocarril de Reading fue incorporado en 1833. Durante la larga depresión que siguió al pánico de 1873, una huelga ferroviaria en todo el estado en 1877 por salarios atrasados condujo a una violenta protesta y enfrentamientos con la Guardia Nacional, en la que murieron seis hombres de Reading. La bancarrota fue el resultado de la disminución de los ingresos del transporte de carbón y de las estrictas regulaciones gubernamentales que negaban a los ferrocarriles la capacidad de fijar precios competitivos, exigían altos impuestos y obligaban a los ferrocarriles a continuar operando líneas de servicio de pasajeros que perdían dinero. El 1 de abril de 1976, la Compañía de Reading vendió sus intereses ferroviarios actuales a la recién formada Conrail.

El Cementerio Charles Evans

El Cementerio Charles Evans es el cementerio no sectario donde muchos de los prominentes líderes empresariales y comunitarios de la ciudad han sido enterrados desde la apertura del cementerio en la década de 1840. Establecido gracias a la donación de tierras por un abogado y filántropo, el cementerio se convirtió en el principal punto de reunión para las actividades anuales del ‘Memorial Day’ desde finales del siglo XIX hasta finales del siglo XX, debido a la presencia del monumento del Gran Ejército de la República.

Reading atravesó un crecimiento continuo hasta la década de 1930 cuando su población alcanzó casi 120.000 habitantes. Sin embargo, entre los años 40 y 70, la ciudad experimentó un fuerte descenso de su prosperidad debido en gran medida al declive de la industria pesada y de los ferrocarriles sobre los que se había construido Reading, y a una tendencia nacional de declive urbano.

Nuestras oficinas locales

Si usted o un ser querido fue víctima de un accidente y no sabe cuales son sus opciones, contacte a los abogados de lesiones personales para programar su consulta gratuita y sin obligación.